Search
viernes 20 septiembre 2019
  • :
  • :

Nueva Zelanda acopia miles de armas y endurece permisos

 

SIDNEY.
La policía de Nueva Zelanda recuperó cerca de 2 mil 500 armas prohibidas tras la entrada en vigor del plan de recompra aprobado por el gobierno a raíz del atentado supremacista del pasado marzo en Christchurch, que causó 51 muertos.
Además, la primera ministra, Jacinda Ardern, anunció una nueva batería de medidas para endurecer los requisitos para obtener y portar armas.
Más de mil 617 propietarios acudieron desde el viernes y hasta este domingo a los distintos puntos de recogida habilitados en diversas localidades del país, según comunicados de la policía.
En total, en los últimos tres días las autoridades recuperaron 2 mil 491 armas prohibidas y 6 mil 595 partes y accesorios, por los que los propietarios fueron compensados con unos 4.5 millones NZD (unos 3 millones de dólares estadunidenses o 2.7 millones de euros).
A estas se añaden más de un millar de armas que ya fueron entregadas voluntariamente o incautadas el mes pasado.
Extreman medidas
Por su parte, Ardern anunció la enmienda de Ley de Armas para “evitar que las armas” caigan “en las manos equivocadas”, durante el segundo tramo de reformas implementadas tras el atentado contra dos mezquitas en la ciudad de Christchurch perpetrado por el australiano Brenton Tarrant.
Tarrant, quien afronta un cargo de terrorismo, 51 de asesinato y 40 de tentativa de asesinato, logró la licencia de armas a través de los cauces legales y poseía un arsenal con el que realizó la matanza el pasado 15 de marzo.
Tarrant retransmitió en las redes sociales el asalto mientras disparaba a quemarropa contra los feligreses que se encontraban en las mezquitas para su oración de los viernes.
El acusado, que también publicó en las redes sociales su ideario supremacista, tomó por sorpresa a las autoridades, dado que no tenía antecedentes y obtuvo la licencia de armas en noviembre de 2017 tras cumplir con los requisitos legales.
La tenencia de un arma es un privilegio y está acompañada de una obligación (por parte del propietario) de demostrar un alto nivel de seguridad y responsabilidad”, remarcó Ardern en un discurso televisado.
Entre las nuevas medidas se prohibirá que extranjeros compren armas en Nueva Zelanda y se implementará un sistema de alerta para que la policía pueda intervenir en caso de detectar una conducta sospechosa por parte de un propietario de un arma de fuego.
Los requisitos para obtener una licencia serán mayores y además deberán renovarse cada cinco años, así como también se creará un registro.
Asímismo se modificarán las regulaciones en la publicidad de armas, la compra de cartuchos y recambios y se establecerá un sistema de permisos para los clubes o campos de tiro, entre otras medidas.
El anuncio se da después de que el Parlamento endureciera en abril la tenencia de armas semiautomáticas y de rifles de asalto.



Te recomendamos


Comentarios