Search
miércoles 26 junio 2019
  • :
  • :

PLUMA NEGRA

Ignacio Alvarez

Salvemos al Pico de Orizaba

Una grave y creciente situación de alto riesgo se vive en las faldas del Pico de Orizaba, la montaña más grande de México, que padece el estrés de la deforestación y la muerte del único glaciar vivo el Jamapa, que dota de agua a la zona conurbada Veracruz-Boca del Río- Medellín de Bravo, mientras que ninguna autoridad muestra capacidad de frenar la bien identificada tala clandestina que avanza a pasos agigantados en contra de la plataforma forestal que mantienen a cientos de especies de flora y fauna, pero sobretodo a la fábrica de agua más importante de las altas montañas.

Pese a las denuncias ciudadanas y de los comités de reforestación que hace 25 años sembraron pinos en más de tres mil hectáreas, ni las autoridades estatales como la Pro-curaduría del Medio Ambiente, la Fiscalía Especializada en Delitos Ambientales y contra los Animales, la Secretaría del Medio Ambiente, ni las del plano federal; la Procuraduría de Federal de Protección al Ambiente, la Comisión Nacional de Areas Naturales, Prote-gidas, la Comisión Nacional Forestal y la Fiscalía General de la República se atreven a enfrentar a los criminales que a placer saquean la montaña con un daño colateral a toda la población.

En las ultimas semanas, la depredación de la zona boscosa del Pico de Orizaba se ace-leró en el municipio de La Perla, Veracruz, de marzo a la fecha con más de 120 hectáreas deforestadas que correspondían a una intensiva campaña que realizó el gobierno de Veracruz en los noventas.

Las denuncias públicas se multiplican por parte de prestadores de servicios turísticos, y pobladores de las comunidades que participaron en la reforestación hace 25 años, y más allá de la posibilidad de la autoridad para ubicar de manera satelital en tiempo real el problema de la montaña, las denuncias son más que directas sobre tres familias que han sistematizado tala clandestina del bosque para obtener recursos de manera fácil e ilícita, se trata de los Alarcón, Vázquez y Morales.

Para detener el problema, es necesario hacer efectivas las políticas públicas de gobierno de Andrés Manuel López Obrador; por un lado, sancionar de manera ejemplar a los ta-ladores y que se apliquen operativos con el Ejército Mexicano y las autoridades corres-pondientes y por el otro, aplicar a conciencia y con transparencia los programas del go-bierno federal para cumplir con las metas de reforestación con maderables y frutales como una alternativa para un desarrollo sustentable.

Agoniza Glaciar Jamapa

El daño, aún reversible de la cubierta forestal del Pico de Orizaba o Citlaltépetl muestra sus efectos directos en la gradual muerte del glaciar Jamapa que en este año registra un aumento de su deshielo a través del fenómeno de alpinagua.

Alpinagua es el periodo diario de deshielo del glaciar que hace apenas dos años, tenía una duración de cuatro horas, en este año su lapso de derrama es de 12 horas, lo que significa un acelerado proceso de muerte de único glaciar del Pico de Orizaba.

La atracción de agua por parte de la montaña para procesarla y devolverla a las partes bajas depende la cubierta forestal que sufre amputaciones diarias y cada vez más ace-leradas sin que autoridad alguna detenga el fenómeno.

Piden cabeza de Fiscal Especializado

Y mientras los delitos ambientales se multiplican a diestra y siniestra por la geografía veracruzana con completa impunidad, grupos protectores de animales se unen para exi-gir la destitución inmediata del titular de la Fiscalía Especializada en Delitos Ambientales y contra los Animales de la Fiscalía General del Estado de Veracruz, por las graves omi-siones de las leyes ambientales del estado.

Los grupos de protección de los derechos de animales, convocaron a través de la redes a un moviendo estatal y nacional para pedir la destitución de Andrés de la Parra quien ocupa la titularidad de la Fiscalía, sin resultados reales para beneficio del medio ambiente y los animales.



Te recomendamos


Comentarios