Lucero revela la verdad sobre su boda con Mijares; ¿fue por contrato?

Lucero ha sido desde hace muchísimos años una de las actrices más queridas de México.

Recientemente, la ‘Novia de América’ habló de los detalles que rodearon su compromiso matrimonial con Manuel Mijares y cómo su boda se convirtió en el evento con más puntos de rating de la televisión mexicana en el año 1997.

Aunque Lucero y Mijares nunca pensaron en la posibilidad de revelar un momento tan íntimo, la actriz contó que la idea de televisar su boda surgió de Emilio Azcárraga Milmo, también conocido como ‘El Tigre’. La razón que este le dio fue que la transmisión de su enlace serviría para acercarla más a su público.

Cuando se entera que estamos por casarnos fue cuando me dijo: ‘Me gustaría mucho que toda la gente en México pudiera verte el día de tu boda, y que pudiera verte casándote… no se puede invitar a todas las personas que quisiéramos verte, que quisiéramos que te vieran el día tan importante en tu vida, pero nos gustaría mucho y yo he pensado poderlo transmitir en la televisión”, dijo Lucero es su Podcast.

Lucero contó que nunca pasó por su cabeza exponer su intimidad, por lo cual tuvo que llegar a un acuerdo que previamente consultó con Manuel Mijares.

En una reunión accedieron a que se televisara una parte de la boda; Lucero afirma que fue un acuerdo y no mencionó haber recibido algún tipo de compensación económica, al contrario.

Realmente no se televisó la fiesta como tal, fue una grabación, televisar al aire, pasar la boda por la iglesia, si acaso el baile de los novios”.

La boda quedó grabada, incluso se comercializaron los videos y debido al escándalo que esto generó comenzaron las especulaciones sobre si su matrimonio en realidad fue una farsa construida para generar publicidad y rating. Algo que Lucero por fin aclaró.

Hablando de rumores y de todo lo que se decía alrededor de todo esto se inventó que Manuel y yo teníamos un contrato y que nos casábamos por haber firmado un contrato, exclusiva de pasarla en la televisión. Tanto se dijo, tantas historias y leyendas que se van inventando y se decía que casi casi en el contrato se decía cuántos hijos teníamos que tener y cuánto tiempo de matrimonio… puras bobadas, puras cosas fuera de todo contexto”.

Lucero reiteró que para ella su matrimonio fue genuino y que simplemente quiso compartir ese momento.

Claro que nos casamos perdidamente enamorados, felices, con la ilusión de formar una familia, los dos estábamos solteros en ese momento, nunca nos habíamos casado antes y era nuestra máxima ilusión, nuestro sueño, nuestra boda. Tenía 27 años… tan enamorada y tan feliz y contenta de compartir mi vida con el hombre que yo en ese momento sabía era el indicado y con quien yo quería formar una familia”.

 

Fuente: Excelsior