PLUMA NEGRA

Ignacio Alvarez

Justicia para Ferral

Algo no está bien

Contra CFE

El artero crimen de una periodista más en el estado de Veracruz volvió a encender las alarmas para el gremio, no así para el gobierno en sus tres niveles; en el caso del municipal de Papantla ni se inmutó, el estatal se comprometió a resolver a la prontitud como lo hace cada vez que un crimen cala hondo en la sociedad, la misma perorata sin resultados y el federal respondió a través de la Secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero anunció que se perfeccionará la protección a los periodistas, declaracionitis que no devuelven a nuestra compañera, María Elena Ferral Hernández.

Este martes se registraron diversas y enérgicas manifestaciones en todo el estado y en el país a través de la organizaciones civiles de periodistas, para exigir el esclarecimiento de los hechos y castigo a los responsables, sobretodo porque existen señalamientos concretos y directos de la víctima sobre una persona.

Las asociaciones de periodistas desde el sur hasta el norte de Veracruz exigieron al Presidente, Andrés Manuel López Obrador y al gobernador Cuitláhuac García Jiménez aclarar de inmediato el crimen que se registró a las 14:20 horas en pleno centro del Pueblo Mágico de Papantla.

Los compañeros de batallas diarias de María Elena Ferral Hernández, allá en la zona norte, se unieron y junto con la población bloquearon por espacio de seis horas la carretera federal Papantla-Gutiérrez Zamora a la altura de la caseta de Totomoxtle, sin embargo, los enviados del gobierno federal y estatal, no convencieron con el discurso de que pondrán todo de su parte para resolver a la brevedad el quebranto al medio periodístico.

Apenas hace unas semanas la Directora Editorial de La Opinión de Poza Rica también fue atacada a balazos y en marzo del 2017, el periodista Armando Arrieta también de la Opinión fue objeto de balas que por fortuna superó, pero los expedientes de ambos casos no registran avance alguno, de acuerdo a los indignados periodistas que reclaman justicia.

En agosto del año pasado, el periodista Jorge Celestino Ruiz Vázquez fue asesinado en Actopan tras haber denunciado amenazas del alcalde de ese lugar Paulino Domínguez Sánchez quien fuera desaforado por el Congreso en los primeros días de marzo pasado está prófugo a pesar de que se señala a su escolta del asesinato material del periodista.

En el caso de Ferral Hernández desde el 2016 había recibido amenazas frecuentes y directas del ex diputado del PAN, Basilio Picasso Pérez a quien se le conoce como cacique en el municipio de Coyutla en la zona norte de Veracruz, denuncias que no fueron tomadas en cuenta y obligan a una línea de investigación ante el asesinato de la periodista.

Algo no está bien

Las cosas cada día se complican más para los mexicanos y no se observa una firmeza en las instancias del gobierno, más bien existe una desinformación galopante que mantienen en la incertidumbre a casi todos. Más de la mitad de los mexicanos soportan su economía en actividades diarias y están orillados a quebrar las desesperadas indicaciones del gobierno para mantenerse en casa.

Y es que la verdadera realidad apenas viene, la anuncian los trabajadores del sector salud que como el virus brotan con manifestaciones de rebeldía en los diversos nosocomios por la falta de condiciones para realizar su trabajo con garantías para su salud y ahora, también para su seguridad persona ante el latente estallido de crisis en los centros de atención médica del sector publico. En el IMSS, en el ISSSTE y en los hospitales de la Secretaría de Salud ya se reportan conatos diarios de rebeldía de los médicos, enfermería y hasta de personal administrativo.

La Fase III por la presencia del COVID-19 toma a la mayoría de los mexicanos casi igual que la II y la I, desprevenidos y son medidas reales en tierra para la atención de la crisis, pero sobretodo con un amplio margen de desinformación.

Contra CFE

Con la crisis sanitaria del COVID 19 se avecinan crisis en la mayoría de los sectores; uno de ellos es la imposibilidad de pagar los servicios básicos como la energía eléctrica, por eso el Movimiento Renovador Democrático convocó a una manifestación en las oficinas de la CFE de Díaz Mirón en el puerto de Veracruz para exigir condiciones justas durante la contingencia y que no se corte el servicio a quienes no puedan pagar.

Ya es un hecho que la economía de las clases populares será la más afectada con las medidas de contención y prevención a la presencia del virus, parar la economía informal significa colocar en un predicamento a millones de personas, no sólo para pagar sus servicios sino para garantizar su alimentación.