Search
lunes 6 julio 2020
  • :
  • :

PLUMA NEGRA

Ignacio Alvarez

Enfurece oposición por Reforma Electoral

El jinete de la muerte

La reforma electoral de Veracruz aprobada el pasado martes, se convirtió en una bomba para los partidos políticos que en pleno año electoral el 2021, dejarán de recibir la mitad de los recursos, que a decir verdad manejan de manera discrecional.

No es de gratis el virulento escándalo que desataron con el argumento de un presunto blindaje al Ejecutivo para no someterlo a la Revocación de Mandato, pero en el fondo el ardor corresponde a la reducción de sus ingresos y en todo caso, a la supresión de los consejos municipales. Cualquier pasante de abogacía o hasta un estudiante de Derecho sabe que no existen leyes por encima de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y que, colocar en la Constitución Política veracruzana la prohibición de consultas públicas o referéndum para revocar el mandato al Ejecutivo después de tres años en el poder, es tan frágil como improcedente.

En este año, en Veracruz los partidos políticos empezando por MORENA, obtienen presupuestos decorosos; el Partido en el poder MORENA recibe cada mes 10.3 millones de pesos, el PAN 7.3, el PRI 4.3, el PRD 2.8 y el Verde 2.4. La reforma aprobada esta semana y que para hacerla efectiva deberá de ser aprobada por el 50 por ciento más uno de los 212 ayuntamientos veracruzanos y ratificada nuevamente por el Congreso de Veracruz, les tumbará la mitad de esos ingresos.

De acuerdo a la proyección financiera, el costo de los procesos electorales en los próximos cinco años garantiza un ahorrado de unos dos mil millones de pesos. En la elección local para renovar ayuntamientos y los 50 diputados al Congreso en vez de gastar mil 182 millones de pesos, sólo se invertirán 707.8; el gasto del OPLE durante el 2022 que no hay elecciones a menos de que se genere alguna extraordinaria, será de 398.5 millones en vez de los 564 que se proyectaban sin la reforma; en el 2023 también sin elecciones, el gasto del OPLE será de 411.4 en lugar de 582 millones de pesos; para la renovación del Poder Ejecutivo, Legislativo y las municipales del 2024, la proyección es de 797.4 en lugar de mil 234 millones y para el 2025 la el gasto electoral de la administración pública estatal se reducirá a 438.5 en vez de mil 274 millones de pesos.

Los preceptos de austeridad en materia electoral dependen ahora de la aprobación de los ayuntamientos, sector en el que MORENA tiene sólo 17 ayuntamientos y su nuevo aliado el Partido Verde cuenta con 15 lo que significa que sí el partido en el poder quiere hacer realidad la reforma deberá cabildear con la alcaldes de la oposición, el PRI, PAN, PRD y Movimiento Ciudadano para alcanzar la aprobación de 107 cabildos.

Por lo pronto, los partidos de oposición al Gobierno, PAN, PRI y MC que se unieron para tratar de contener el paso de la reforma se vieron evidenciados por traiciones de sus propios diputados que les jugaron las contras, votos que fueron claves para alcanzar la Mayoría Calificada que exige la modificación Constitucional.

Y es un hecho que el endeble blindaje del Ejecutivo se podrá revertir desde los tribunales y es muy posible que se les dé a razón en el señalamiento de que el actual Ejecutivo no está dispuesto a someterse a una consulta, pero lo que no se podrá echar atrás es el recorte a los partidos políticos. Ese es el dolor de cabeza de los partidos políticos de oposición en Veracruz.

La reforma electoral además contiene adiciones que ningún dirigente de partido ha mencionado como el derecho a los candidatos independientes a prerrogativas para sus campañas y estructura, la inclusión de los grupos étnicos desde la perspectiva de sus derechos políticos en equidad e igualdad, el respeto a sus usos y costumbres; el deber y obligación de todos los funcionarios de cualquier esfera de gobierno para un estricto respeto a la igualdad de género.

Jinete de la Muerte

Y mientras que los dirigentes de los partidos políticos, diputados y funcionarios del gobierno se dan hasta con la cubeta, el jinete de la muerte montado en el Covid 19 avanza como Juan por su casa a lo largo de todo Veracruz, el reporte de ayer dio un saldo de 30 personas fallecidas para alcanzar 197 en lo que va del periodo de emergencia sanitaria.

Y es que Veracruz se convirtió en el peor evaluado en cuanto al trato de gobierno y población al invisible contagio del virus, pero que en los hechos deja un saldo rojo en 48 municipios y su presencia en al menos 105 demarcaciones con la amenaza de avanzar más en los próximos días, pues la entidad aun no alcanza el pico máximo de contagio para iniciar el descenso.



Te recomendamos


Comentarios