Search
martes 14 julio 2020
  • :
  • :

PLUMA NEGRA

Ignacio Alvarez

Nuevos parásitos partidistas

Otro Juicio Político

Mientras que a los partidos con registro en el estado de Veracruz les empezarán a reducir las prerrogativas de manera proporcional para que se preparen para el 2021 cuando entre en vigor la reducción del 50 por ciento a sus prerrogativas, los cuatro nuevos partidos locales aprobados por el Consejo General del OPLE, hace apenas dos semanas, a partir de julio empezarán a vivir del presupuesto público.

Los partidos de reciente creación que son: Todos por Veracruz, Podemos, Cardenista y Unidad Ciudadana recibirán en la primera semana de julio 555 mil 336 pesos por partido cada mes para sus actividades partidistas.

En tanto, el PAN, PRI, PRD, PVEM y hasta MORENA recibirán un recorte proporcional a sus ingresos como parte de un ensayo de austeridad, el plan es alimentar a los recién nacidos y que empiecen a caminar rumbo a la elección local del próximo año para renovar las 212 alcaldías y los 30 diputados locales con un nuevo Código Electoral que se ajustará a la Reforma Electoral alcanzada hace unos días.

Los nuevos partidos que recibirán dinero público, por ahora en partes iguales, hasta que participen en una elección constitucional y demuestren su capacidad de conseguir al menos el 3 por ciento de la votación para mantener el registro, con la condicionante de que en su primera elección no podrán hacer alianzas ni coaliciones, sino que deberán presentar candidatos propios y cubrir un porcentaje de las demarcaciones que estarán en disputa el primer domingo de junio del 2021.

La redistribución de los recursos públicos para partidos políticos para actividades permanentes y específicas, que para el segundo semestre del 2020 incluye a los cuatro nuevos partidos políticos estatales, significa que de los 317.3 millones de pesos que se distribuían entre los partidos con registro de manera proporcional y de acuerdo a sus votos en la última elección, ahora tendrán que compartir con los nuevos que de acuerdo al código vigente les corresponde el 2 por ciento de ese dinero.

Otro Juicio Político

La alianza de facto PAN-PRD-PRI en Veracruz mantiene una rebelión mediática a la Reforma Electoral aprobada en mayo y ratificada en junio con la aprobación de 127 de los 212 cabildos veracruzanos, sin embargo, en el terreno jurídico nada han avanzado ni demostrado sus acusaciones.

Lo que sí es un hecho, es que algunos alcaldes de esas siglas partidistas al igual que algunos de sus diputados decidieron acompañar las modificaciones constitucionales que impulsó la aplanadora Morena en el Congreso Local, lo que más irritó a los dirigentes de esos tres partidos opositores.

Pero ahora resulta que algunos de los alcaldes del PAN que presumieron que sus cabildos rechazaron la reforma y la votaron en contra, actuaron al margen de la ley y se tendrán que atener a las consecuencias jurídicas, tal es el caso del edil de Ixtaczoquitlán, Miguel Angel Castelán Crivelli que se perfila hacia un juicio político.

Los regidores de Morena de ese ayuntamiento denunciaron que el alcalde, Castelán Crivelli nunca los convocó a la sesión extraordinaria de cabildo donde se votó en contra de la Reforma Electoral, pero además, se incluyeron sus votos en contra a pesar de su ausencia, lo que constituye un delito.

Los ediles de Morena denuncian una serie de irregularidades que se habrían cometido por parte de la autoridad municipal para torcer el resultado de la votación, presumen falsificación de sus firmas y alteración de actas de cabildo, por lo que exigen la anulación del acta y castigo a los responsables.

Los regidores Adriel Castillo Rojas y Maricela Rodríguez pidieron a los diputados locales integrar un expediente para enderezar un Juicio Político en contra del Alcalde, ya que violentó la Ley Órganica y torció el procedimiento legal.



Te recomendamos


Comentarios