PUNTO DE VISTA 

 

* ¿Y el objetivo de la alianza?

 

Filiberto Vargas Rodríguez

 

Prefacio.

Se avecina una nueva contienda electoral y, como consecuencia de ello, en cada rincón del territorio veracruzano están surgiendo “profetas”, magos que afirman tener la solución a todos los problemas. *** Sin embargo, ya los ciudadanos no se las creen. Han sufrido demasiados desengaños como para volver a sucumbir ante el canto de las sirenas. *** Aquel que hoy se quiera ganar la confianza –y con ello el voto- de los veracruzanos, debe presentar propuestas concretas, respaldadas en cifras y con estudios serios… pero además, debe predicar con los hechos. *** Es por eso que en el Distrito de Misantla está llamando la atención el activismo de un joven empresario, altruista y emprendedor, que incluso antes de hablar de la posibilidad de buscar una posición política, llegó con acciones concretas para atender uno de los más graves rezagos de la región: el empleo. *** El pasado fin de semana Rubén Darío Carrasco, empresario inmobiliario y propietario de la embotelladora Coyame, sostuvo una reunión en Misantla con representantes de diversos municipios de la región, con el fin de avanzar en la instalación de una planta pasteurizadora de leche. *** El proyecto va muy avanzado. La maquinaria que se utilizará está operando actualmente en Quintana Roo y se están analizando varios puntos para instalarla. *** Tan solo la construcción del inmueble y la instalación de la maquinaria habrá de generar un buen número de empleos, pero una vez que se ponga a funcionar, con la participación de los ganaderos de la zona, se dispondrá de una importante bolsa de trabajo y la consecuente derrama económica. *** ¡Así es como se ayuda a la gente! Con hechos.

 

* * *

 

Nadie dijo que sería fácil. Desde que acordaron ir en alianza, sabían que iban a ser sometidos a fuertes presiones. Varios de ellos han estado del otro lado, han operado para que sus opositores no se alíen, y también han vivido, en otros momentos, boicots contra sus acuerdos.

Marlon Ramírez y Sergio Cadena tenían claro que el “eslabón débil” era Joaquín Guzmán, que su desaseado paso por la Secretaría de Desarrollo Agropecuario (Sedarpa) le daba a los operadores de Morena la carta que necesitaban para chantajearlo.

Nada de lo que hoy sucede los puede haber tomado por sorpresa. PRI y PRD son hoy, electoralmente, menores que el PAN, es cierto, pero ambos tienen la misma ventaja sobre los albiazules: las resistencias internas en esos dos partidos no se comparan con las que enfrenta Joaquín Guzmán Avilés y, por lo tanto, la verdadera fuerza electoral del dirigente panista es mucho menor de la que presume.

Ahí están, como muestra, las expresiones de los yunistas apoyando la alianza, esa misma alianza que Guzmán Avilés está dispuesto a romper.

La alianza opositora, discordante en los colores y en las tendencias, se justificaba por un solo objetivo: derrotar a Morena. Los dirigentes de estas tres fuerzas políticas tienen bien claro que si no van juntos –los tres- no podrán conseguir esa meta. Por lo tanto, ninguna discusión, ningún debate sobre la paternidad en un Distrito o en un municipio, se justifica.

Esa no es la razón de la alianza. Ya habrá otras contiendas, en el futuro, donde dirimirán quién de ellos es más fuerte en cada comarca. No ahora.

Aún están a tiempo de recapacitar y dejar a un lado mezquindades… si de verdad quieren trabajar por un Veracruz mejor.

No deben pasar por alto que la alianza de enfrente también está pasando sus problemas. Mientras el Partido Verde y el PT avanzan y van construyendo sus candidaturas, siguen sin contar con un interlocutor efectivo, real, con capacidad de decisión, del lado de Morena, y temen que cuando al fin se sienten con ellos, la distribución resulte muy desventajosa.

Cada partido político se crea a partir de la comunión de ideales, de la coincidencia en los métodos y las estrategias. Las alianzas de partidos políticos, de manera específica para un proceso electoral, tienen una justificación pragmática, no van más a fondo. No se trata de que priistas y perredistas asuman como propios los principios de los panistas, ni viceversa.

Hoy coinciden en que la única forma de recuperar el poder es trabajando unidos, y en esa tarea deben concentrar sus esfuerzos. ¿Que si el candidato es azul, rojo o amarillo? Eso por el momento no es lo importante. Se cede en unas propuestas, y se gana en otras.

Ahora: ¿Quieren ir a una derrota segura?

Que cada quien agarre sus canicas y se vaya a competir por su cuenta.

Lo lamentarán este año, pero mucho más en el 2024.

 

* * *

 

Epílogo.

Hay dos versiones que son las que más se han escuchado en los últimos días, respecto a los problemas que están teniendo los dirigentes estatales del PAN, PRI y PRD para “aterrizar” la alianza. *** Una sugiere que atrás de estos diferendos esta la mano del actual secretario de Gobierno, Éric Cisneros, a quien le atribuyen haber presionado al dirigente panista, Joaquín Guzmán, para que “reviente” la alianza. *** La forma de presionarlo, dicen, es mostrándole el expediente que le armaron en el Orfis, por las observaciones que dejó pendientes en su paso por la Secretaría de Agricultura. *** La otra versión habla de la resistencia del propio Guzmán Avilés, para dar cabida en las candidaturas que le corresponden, a panistas identificados con el Clan Yunes. *** Los dirigentes del PRI y del PRD le habrían hecho la observación de que hay Distritos y municipios en los que el PAN es el partido más fuerte, pero gracias a la operación política de los Yunes y sus simpatizantes, lo que no agradó al dirigente panista. *** Las muertes por Covid-19 en México ascienden ya a 133 mil 706; mientras que los casos confirmados de contagio llegaron a un millón 534 mil 039, informó este domingo la Secretaría de Salud. Además, hay 91 mil 773 casos activos estimados, es decir, que presentaron síntomas en los últimos 14 días. *** Hasta este fin de semana iban 81 mil 300 personas vacunadas en México contra el Covid-19. Tan solo el domingo, seis mil 326 personas recibieron la inyección, dio a conocer José Luis Alomía, director de Epidemiología.

 

[email protected]