Titulares de unidades administrativas me rinden cuentas a mí antes que al titular: Cuitláhuac

Los titulares de las unidades administrativas en las dependencias del Gobierno del estado responden directamente al gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García Jiménez y luego al titular de la dependencia.

Esto fue señalado por el propio mandatario al indicar que incluso ha despedido de manera “preventiva” a funcionarios de los que se sospecha han incurrido en actos de corrupción.

“Instruí en forma interna y tengo contacto con los titulares de las unidades administrativas para supervisarlas, les pido cuentas de manera directa sin pasar por los titulares. Primero me rinden cuentas a mí y luego al titular, yo muevo, vigilo, y si es necesario despido, sin necesidad del titular”.

Relató el caso de un funcionario que fue despedido aunque luego se aclaró la situación y fue reinstalado en su puesto de trabajo; sin embargo, dijo que si alguien incurre en actos irregulares se enfrentará a la justicia penal.

“Si alguien de mi Gobierno se equivocó va a tener que atender, no solo las observaciones, sino lo que haya generado (…) Sospeché de malos manejos en un servidor, si yo lo hubiera comprobado hasta el nombre de Juan ’N’ se los daría para que también sirva de ejemplo, ya después se aclaró”.

El mandatario advirtió a los funcionarios de la administración estatal que “Si le caigo en la corrupción lo siento mucho, se va señalado penalmente, por eso preventivamente que firme su renuncia, se averigua y si es un malentendido se regresa, pero que no hagan cosas buenas que parezcan malas”.

Sobre las observaciones que realizó el Órgano de Fiscalización Superior (Orfis) a la cuenta pública de 2020, indicó que solventarán todas las observaciones que generaron un presunto daño patrimonial.

“En menos de un año estaremos solventando todo, de inmediato para que no pase a más (…) No vamos a acabar con daño patrimonial porque no somos iguales a los anteriores y vamos a estar vigilantes de que se actúe”.

Indicó que ha dado instrucciones para que todas las dependencias tengan coordinación con la Contraloría General del Estado, en manos de Mercedes Santoyo, a fin de atender las observaciones del Orfis.